buscar
euskaraz
  Noticia
comparte por correo electrónico

Archivado en:
Asentamiento humano
Miércoles, 0 de de 0000
<< Volver
Asentamiento humano

Este tema del asentamiento en personas de origen rumano ha originado en los últimos meses una presión creciente exigiendo la intervención por parte del Ayuntamiento en clave de urgencia.

Su exigencia de actuación inmediata por parte del Ayto.  se basa fundamentalmente en las molestias y riesgos que suponen esas personas para la población autóctona: ratas, fuegos, olores, robos e inseguridad en el barrio, etc. Se ha llegado a decir que ejercen una actividad “económica” ilegal, “sin pagar impuestos” porque se dedican a reciclar la chatarra que encuentran en la basura y que “se les permite” lo que está prohibido a la población autóctona.


Este discurso ha tenido eco en los grupos políticos de la oposición que insisten al menos dos veces por semana en que el problema persiste y “no se hace nada”.Y por supuesto también en los medios de comunicación que se han volcado en visitas y reportajes y aseguran la persistencia del debate en el tiempo.


De forma complementaria se muestra “preocupación” por las 8 personas que viven ahí exigiendo de nuevo a la administración que los “realoje” en condiciones dignas sin mayores profundidades.


Como en todo debate de fondo ante cuestiones de calado hay también en éste otras posturas que se expresan en otros términos más allá del “ no me gusta lo que veo desde mi ventana” “eso no debería estar pasando” “que desaparezca de mi vista”.

Afortunadamente hay mucha gente y entidades sociales en nuestra ciudad, que al igual que él ayto. ni quieren ni pueden obviar las causas de fondo de este problema y las características específicas de quienes lo están viviendo en ese solar.


La población de etnia romá de origen rumano es en la actualidad de las más desconocidas e incomprendidas por nuestra sociedad del bienestar, y añado, de “bienestar en retroceso”.

Huyen de su propio país por la persecución y la discriminación que sufren lo que les lleva también a realizar actividades marginales como la mendicidad y el reciclaje de lo que los demás tiramos, con riesgo evidente para su propia salud. Defienden esa actividad porque les da cierta autonomía económica frente a un mercado laboral al que no tienen acceso, y al mismo tiempo esa actividad les exige disponer de espacios que solo encuentran en solares abandonados y en los que están dispuestos a residir aún pudiendo hacerlo en alojamientos más dignos.


Esta es una realidad que tenemos que “conocer y reconocer” a la hora de plantearnos la intervención municipal más adecuada a sus necesidades actuales en primer lugar para conseguir una plena integración en nuestra sociedad como objetivo a medio-largo plazo.


Si consideramos su realidad en términos de ilegalidad y de incompatibilidad con nuestra sociedad, estaremos “expulsándolos” de donde “molestan ahora” pero sin alternativas ni procesos de acompañamiento para su integración social.


Si reconocemos su realidad estaremos en disponibilidad de aceptar que su salida hacia una situación mejor desde ese solar requiere de un proceso largo en el tiempo, en el que hay que trabajar desde su voluntariedad e intereses, contando con los recursos que tiene tanto el ayuntamiento como los interesados de forma adecuada y personalizada. 


Sin perder de vista todo esto, el Ayuntamiento de Pamplona se plantea una intervención diferenciada en tres aspectos que serán asumidos por las tres Áreas implicadas en la misma.



Respecto a las actuaciones sociales, el Ayuntamiento cuenta con servicios, programas y prestaciones dirigidos a personas que se encuentran en situación de calle, para apoyarles en su itinerarios de inclusión social pero la existencia de estos recursos por sí misma no implica la aceptación por parte de los interesados, ni la solución a su situación. Hasta el momento el Área de Acción Social ha optado por acercarse al asentamiento a través del Programa de Atención en Calle, para hacerlo de la manera menos invasiva posible, desde el respeto a su forma de vida y bajo consignas de ofrecimiento de apoyo. Se les han ofrecido a las personas residentes en la parcela, diferentes recursos que no implicaban compromisos por su parte: acceso al servicio de duchas y lavado de ropa públicos, al comedor social municipal, al albergue municipal de manera puntual,... Sin embargo, solo mantienen el uso de los baños públicos, al albergue no han querido acceder nunca, ni siquiera los días de nieve, y tras unos días de asistencia intermitente por parte de algunas de estas personas al comedor, han declinado volver a acudir. No obstante, los técnicos han podido establecer una relación de confianza que les ha permitido conocerlos mejor y valorar las necesidades que presentan así como sus intereses.


En este momento residen en el emplazamiento 4 familias, 9 personas todas ellas mayores de edad y entre ellas existe algún lazo de parentesco que les une y que permite que tanto el esfuerzo como la producción de la actividad laboral que mantienen sean colectivizados.

Dos de estos núcleos familiares tienen ya establecida relación con alguna Unidad de Barrio por lo que la referencia para la intervención y el establecimiento de itinerarios concretos con ellos serán abordados desde dichos servicios, tras coordinarse con los educadores de calle. 


Los otros dos núcleos familiares sin referencia estable y hasta que la obtengan, serán acompañados en su proceso desde el Programa de Alta Exclusión por la técnica del mismo que seguirá contando con el apoyo de los educadores de calle. En este caso, el itinerario debe iniciarse con el empadronamiento de estas personas, siempre y cuando confirmen que su proyecto de vida y su voluntad pasa por asentarse en Pamplona y muestren motivación para iniciar un itinerario de incorporación sociolaboral acompañado que facilite su inclusión social. 


No obstante, cabe señalar que los procesos de inclusión social desde formas de vida tan diferentes requieren de itinerarios a largo plazo siempre. Las experiencias positivas que se conocen, como la de Astigarraga-Hernani suponen varios años.


Por parte del Área de Ecología Urbana, la intervención va a estar encaminada a minimizar los riesgos sanitarios y ambientales que la actividad de  procesado de chatarra y vivienda precaria ocasionan en este momento,  tanto sobre el medio en el que se asientan como sobre  la ciudadanía, incluidas las propias personas pobladoras del asentamiento.


Así,  en un primer término las medidas directas en este sentido van a consistir en una retirada de escombros –tanto de los generados por el Club Tenis como de los acumulados por la actividad actual- y en una  limpieza exhaustiva de voluminosos, basuras y restos de la chatarra ya procesada,  así como una solución cautelar de menor impacto para los residuos fecales. Actualmente se están utilizando dos puntos  como  letrina incontrolada que puede provocar contaminación del suelo y el acuífero y riesgo sanitario para los propios usuarios de la misma.


En este sentido, el club de Tenis, propietario actual del 90% de la parcela,  va a costear estas labores y el Ayuntamiento, propietario del  10% restante, aporta la asesoría técnica (dirección facultativa  de las labores de  limpieza y de desbroces parciales, gestión de los residuos...).



Por parte del Área de Seguridad Ciudadana y Convivencia se va a realizar el seguimiento de los compromisos adquiridos entre las partes, con especial incidencia en los siguientes aspectos:


- Retirada de la basura que se genere en el futuro por las personas que viven en la parcela.

- Cumplimiento de la prohibición de hacer fuego para la quema de restos, cables, chatarra...

- Control de la parcela para evitar que se produzcan “nuevos asentamientos” más allá de las ya censadas y con las que se están trabajando.


Al tratarse de una actuación multidisciplinar y de carácter transversal de diversas Áreas del Ayuntamiento, las labores de Seguridad Ciudadana serán lideradas por el Grupo de Protección y Atención Social en coordinación con los servicios de Acción Social, así como el incremento del patrullaje uniformado en la zona.



Queremos aprovechar este momento en el que presentamos este plan de actuación municipal y en coordinación con otros agentes sociales y ciudadanos para solicitar también la colaboración de personas, entidades y especialmente de los medios de comunicación para que hagan un esfuerzo de comprensión y paciencia, dejándonos trabajar sin presiones y desde el respeto a las personas del asentamiento cuya intimidad debe también ser preservada.



arriba
iu batzarre
CREATIVE COMMONS · Web realizada con código abierto y publicada con software libre (GNU/GPL)